Cómo Desatascar el Fregadero y el Lavabo

Que el fregadero o el lavabo se atasquen es de lo más normal. En el caso del fregadero, sobre todo, con restos de comida que se van por el desagüe cuando fregamos los cacharros. En el caso del lavabo, principalmente, por acumulación de pelos.

Pero, no todos los atascos son iguales. Tanto el lugar como el grado de atascamiento pueden variar. Eso significa que los métodos para desatascarlos serán más o menos efectivos en función del tipo de atasco que haya.

Si tienes el fregadero o el lavabo atascado, ¡sigue leyendo! porque te voy a mostrar cuáles son los métodos más adecuados en cada caso. No habrá atasco que se te resista.

Tipos de atascos en el fregadero y el lavabo

Tanto en el fregadero como en el lavabo se suelen dar 3 tipos de atascos.

Ligero

Cuando el agua baja por la tubería a menor velocidad de lo normal. Por ejemplo, en el caso del fregadero, el agua se queda un poco retenida hasta que baja por completo.

Moderado

Normalmente, cuando el agua baja por la tubería a mucha menor velocidad de lo normal y se queda estancada, en el lavabo o fregadero, durante bastante tiempo hasta que baja por completo.

Fuerte

La bajada del agua es casi nula o nula, por lo que se queda completamente estancada. Es verdad que rara vez se produce este grado de atascamiento, pero puede ocurrir.

Ahora que ya conoces los diferentes tipos de atascos, vamos a ver los métodos más efectivos que hay para desatrancar fregaderos y lavabos.

Tabla resumen de los mejores métodos para desatascar el fregadero y el lavabo

Antes de meternos de lleno con los métodos, te voy a mostrar una tabla donde puedes ver, a modo de resumen, para qué tipo de atasco es adecuado cada uno de los métodos.

Atascos Ligeros Atascos Moderados Atascos Fuertes
Agua hirviendo
Bicarbonato y vinagre
Limpieza del sifón
Alambre
Desatascador de ventosa
Desatascador de muelle
Desatascador neumático
Desatascador químico
Desatascador a presión
Hidrolimpiadora

Los mejores métodos para atascos ligeros

Para atascos ligeros en el fregadero o el lavabo, los métodos más efectivos son el del agua hirviendo, el del bicarbonato, el de la limpieza del sifón y el del alambre. A continuación, vamos a ver paso a paso cómo aplicar cada uno de ellos.

Agua hirviendo

Este método resulta efectivo para atascos formados por elementos a los que les lleva algo de tiempo «disolverse» en la tubería como, por ejemplo, las costras de jabón o las “bolas de pelo”.

  1. Calienta 3-4 litros de agua hasta hervir.
  2. Vierte el agua por el desagüe.
  3. Comprueba si el atasco ha desaparecido. Para eso, abre el grifo y mira si el agua baja bien.
  4. Si el agua baja de manera más fluida, pero no como debiera, repite el proceso.
  5. Si el atasco sigue igual, prueba con alguno de los otros métodos para atascos ligeros.

Bicarbonato y vinagre blanco

Este método es ideal si el atasco está en el tramo inicial de la tubería. Esto es porque, para que realmente sea efectivo, se necesita que en la tubería haya muy poca agua o nada.

Para aplicarlo, necesitas dos ingredientes que probablemente ya tengas en casa: bicarbonato y vinagre blanco.

  1. Pon en una taza unos 250 g de bicarbonato y échalo por el desagüe.
  2. Después, en esa misma taza, echa unos 250 ml de vinagre blanco y viértelo despacio también por el desagüe.
  3. Tapa el orificio con el tapón o con un trapo para evitar que los vapores producidos por la mezcla se escapen. Así, tendrá más efecto.
  4. Espera unos 20 minutos.
  5. Una vez transcurrido ese tiempo, destapa el orificio y abre el grifo del agua caliente. Esto ayudará a eliminar la obstrucción.
  6. Comprueba si el agua baja bien. Si es así, ¡perfecto!, has desatascado la tubería.
  7. Si no se ha desatascado del todo, pero el atasco es menor, repite el proceso.
  8. Si apenas has notado mejoría, prueba con alguno de los otros métodos para atascos ligeros.

Limpieza del sifón

Es el método perfecto para atascos que se encuentran en el sifón del fregadero o del lavabo.

  1. Coloca un cubo debajo del sifón y quita su tapón.
  2. Deja caer en el cubo todo el agua y suciedad que pudiera haber.
  3. Limpia el interior del sifón con un trapo empapado en algún desengrasante. La idea es quitar los residuos adheridos a la tubería.
  4. Enrosca nuevamente el tapón, abre el grifo y comprueba si el agua baja bien.
  5. Si baja bien, ¡genial!, has desatascado la tubería.
  6. Si sigue sin bajar bien, seguramente sea porque lo que está causando el atasco no está en el sifón, así que tendrás que aplicar algún otro método que te permita llegar a tramos más alejados.
21% Descuento Desengrasante

Alambre

Es un método efectivo para atascos que se encuentran cerca del sifón del fregadero o del lavabo. Esto es porque el alambre, al ser un poco rígido, puede tener problemas para llegar a atascos alejados debido a los giros de la tubería.

  1. Coloca un cubo debajo del sifón.
  2. Desenrosca el tramo que une el sifón con el resto del desagüe y deja caer, en el cubo, el agua y la suciedad acumuladas en el tramo inicial de la tubería.
  3. Coge un alambre fino de unos 2 metros y tuerce la punta en forma de garfio con unos alicates.
  4. Introduce el alambre en la tubería girándolo sobre sí mismo hasta que llegues al atasco. Sabrás que has llegado cuando ya no puedas avanzar más.
  5. Tira del alambre con cuidado para recoger los residuos que están obstruyendo la tubería hasta sacarlos por completo.
  6. Si observas que apenas sale nada, probablemente tendrás que aplicar alguno de los otros métodos para atascos ligeros.

Los mejores métodos para atascos moderados

Para atascos moderados en el fregadero o el lavabo, los métodos más eficaces son el desatascador de ventosa, el neumático y el de muelle. A continuación, te voy a explicar cómo aplicar cada uno de ellos.

Desatascador de ventosa

Este método es ideal cuando el atasco está provocado por elementos o residuos poco adheridos a la tubería como, por ejemplo, pelos o restos de comida. 

Para aplicarlo, solo necesitas el típico desatascador de ventosa que casi todos solemos tener en casa.

  1. Tapa el rebosadero del fregadero o lavabo con un trapo, cinta americana o similar para crear un efecto de vacío. Me refiero al agujero que hay para evitar que el agua se desborde.
  2. Coloca el desatascador sobre el desagüe y empújalo hacia abajo varias veces con rapidez para succionar la suciedad.
  3. Recoge los residuos que vayan saliendo y deja correr el agua moderadamente para comprobar si se ha desatascado la tubería. Si es así, ¡genial!
  4. Si no se ha desatascado totalmente, pero el agua fluye mejor que antes, repite el proceso.
  5. Si apenas has notado algún efecto, prueba con un desatascador de muelle o con alguno de los métodos para atascos fuertes.

Desatascador neumático

Este desatascador se basa en el mismo principio que el de ventosa, pero resulta más cómodo ya que, en lugar de un mango, tiene un émbolo que permite realizar más fácilmente el efecto de empuje de aire y succión.

  1. Tapa el rebosadero con un trapo, cinta americana o similar para crear un efecto de vacío en la tubería. Te hablo del agujero que hay para evitar que el agua se desborde.
  2. Coloca el desatascador sobre el desagüe, mueve el émbolo hacia arriba y tira de él para hacer el efecto succión. Después, baja el émbolo y repite la misma operación hasta que baje el nivel del agua.
  3. Recoge los restos que vayan saliendo del desagüe.
  4. Abre el grifo o vierte un poco de agua con algún recipiente por el desagüe. Si baja bien es que has eliminado el atasco.
  5. Si no baja tan rápido como debiera, pero fluye mejor que antes, repite el proceso.
  6. Si apenas has notado algún efecto, prueba con un desatascador de muelle o con alguno de los métodos para atascos fuertes.

Desatascador de muelle

Es un método bastante útil para atascos que se encuentran alejados del comienzo de la tubería. Esto es porque, gracias a su forma de espiral, tiene una mayor flexibilidad para desplazarse a través de todo tipo de tramos.

Puedes encontrar desatascadores de muelle de 3 a 15 metros de longitud, aunque también los hay más largos. Algunos, incluso, cuentan con un motor eléctrico que facilita la introducción del muelle por la tubería.

  1. Coloca un cubo debajo del sifón.
  2. Desenrosca el tramo que une el sifón con el resto del desagüe y deja caer, en el cubo, el agua y la porquería acumuladas en el tramo inicial de tubería.
  3. Introduce el muelle en la tubería hasta encontrar el atasco. Sabrás que lo has encontrado porque no podrás avanzar más.
  4. Utiliza la manivela para hacer girar el muelle. Luego, empújalo y tira de él repetidamente para desbloquear el atasco y sacar toda la suciedad que puedas.
  5. Deja caer los residuos en el cubo, coloca nuevamente el tramo de tubería que has quitado y abre el grifo para comprobar si el agua baja bien. Si es así, el atasco está solucionado.
  6. En caso de que todo siga más o menos igual, lo mejor es que pruebes con alguno de los métodos para atascos fuertes.

Los mejores métodos para atascos fuertes

Si el atasco es fuerte, lo mejor es utilizar un desatascador químico, uno a presión o una hidrolimpiadora. Veamos cómo aplicar cada uno de ellos.

Desatascador químico

El desatascador químico es, por lo general, bastante efectivo. Eso sí, algunos desatascadores de este tipo, tienen un efecto tan concentrado que, incluso, pueden agujerear las tuberías si se usan con demasiada frecuencia o si las tuberías son muy viejas.

Por esto mismo, hay que tomar ciertas medidas de seguridad cuando se utiliza como, por ejemplo, usar guantes de látex resistentes a ácidos o mascarilla para evitar respirar sus vapores. Aparte de eso, no se debe mezclar con otros productos químicos ya que podrían producirse gases peligrosos.

Para que realmente sea eficaz, es necesario que, en el tramo inicial de la tubería, haya poca agua o nada.

  1. Ponte guantes de látex resistentes a ácidos y mascarilla.
  2. Vierte por el desagüe la cantidad indicada en las instrucciones y espera el tiempo estipulado en las mismas.
  3. Abre el grifo y deja correr el agua durante 2-3 minutos (o lo indicado en las instrucciones) para drenar el químico.
  4. Probablemente, después de esto, el atasco haya desaparecido o sea menos intenso. En ese caso, aplica otro método menos agresivo para terminar de desatascar el fregadero o el lavabo.
  5. Si apenas has notado mejoría, seguramente sea porque el atasco está formado por residuos o restos a los que apenas afecta este tipo de productos. En ese caso, prueba mejor con alguno de los otros 2 métodos.

Desatascador a presión

Para aplicarlo, necesitarás un desatascador a presión, un dispositivo con una cámara de aire que se llena por bombeo mediante un émbolo, bomba manual o motor eléctrico. Además, en uno de sus extremos, cuenta con una ventosa o cabezal de goma.

Lo bueno de este método es que se puede aplicar aunque haya agua en la tubería.

Lo primero que tienes que hacer es comprobar si el atasco está antes del sifón o después. Para ello, coloca un cubo debajo del sifón y quita el tapón. Luego, abre el grifo casi al máximo. Si sale un buen flujo de agua es que el atasco está después del sifón. En cambio, si sale menos agua del que debiera, el atasco está antes.

Si el atasco está antes del sifón:

  1. Acopla la ventosa correspondiente al desatascador.
  2. Coloca un cubo debajo del sifón y quita el tapón. Deja caer, en el cubo, el agua y la porquería acumuladas.
  3. Tapa el rebosadero con un trapo, cinta americana o similar para crear un efecto de vacío en la tubería. Me refiero al agujero que hay para evitar que el agua se desborde.
  4. Carga la cámara de aire del desatascador. Sigue las instrucciones del fabricante para hacerlo. La cámara estará completamente cargada cuando no puedas añadir más aire.
  5. Coloca la ventosa sobre el desagüe y presiona el gatillo o botón.
  6. Comprueba si han caído residuos en el cubo.
  7. Si han caído, coloca nuevamente el tapón del sifón y abre el grifo para comprobar si el agua baja bien. Si es así, el atasco está solucionado.
  8. Si el agua baja más rápido, pero no como debiera, repite el proceso.
  9. Si apenas ha habido mejoría, lo mejor es que pruebes con alguno de los otros 2 métodos para atascos fuertes.

Si el atasco está después del sifón, hay que proceder de la misma manera, excepto que no hay que quitar el tapón del sifón ni poner un cubo.

Hidrolimpiadora

Este método es muy útil cuando el atasco se encuentra alejado del comienzo de la tubería. Para ello, necesitarás una hidrolimpiadora. Sirve cualquiera, incluso una básica (1400 W y 110 bares de presión), pero es verdad que, a mejores prestaciones técnicas, más capacidad tendrá para desatascar.

Lo ideal es que tenga, al menos, 130 bares de presión y 1800 W de potencia. Con estas características, podrás desatrancar casi cualquier tubería.

Aparte de la limpiadora a presión, necesitarás un kit para limpieza de tuberías, el cual consiste en una manguera de alta presión con un cabezal metálico. Dicho cabezal tiene una serie de agujeros por donde expulsa chorros de agua a presión hacia atrás. Así, la manguera se desplazará por la tubería y deshará el atasco.

  1. Coloca un cubo debajo del sifón.
  2. Desenrosca el tramo que une el sifón con el resto del desagüe y deja caer, en el cubo, el agua y la suciedad acumulada en el tramo inicial de tubería.
  3. Conecta la manguera de alta presión de la hidrolimpiadora al grifo del fregadero o del lavabo.
  4. Acopla la manguera limpiadora de tuberías a la pistola de la hidrolimpiadora.
  5. Introduce la manguera limpiadora por la tubería hasta que no avance más. Ahí estará el atasco.
  6. Presiona el gatillo de la pistola y tira y empuja de la manguera mientras mantienes apretado el gatillo.
  7. Si la manguera avanza, ¡genial! Habrás eliminado el atasco.
  8. Si por el contrario, la manguera no avanza y el atasco persiste, quizás es que la hidrolimpiadora no tiene la suficiente potencia como para desatascarlo. Seguramente, el atasco se deba a una fuerte sedimentación en la tubería. En ese caso, lo mejor es llamar a un fontanero.

Tutoriales paso a paso de “Cómo desatascar”

Con el método de la hidrolimpiadora, doy por finalizado este artículo sobre cómo desatascar el fregadero y el lavabo. De todas formas, también he preparado otros artículos como este (paso a paso), pero para desatascar la ducha o bañera y el WC.

Pincha en el que te interese para verlo.

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 3 Promedio: 5)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Digiprove sealCopyright secured by Digiprove

Deja un comentario